Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

CORONAVIRUS: 7 CLAVES PARA HACER UNA BUENA GESTIÓN EMOCIONAL Y PSICOLÓGICA

Hace semanas que los medios nos bombardean con noticias sobre el coronavirus y se ha abierto un debate sobre la gravedad o no de sufrir la enfermedad, las consecuencias económicas y sociales que tendrán las medidas de prevención que estamos empezando a tomar para evitar el contagio masivo etc. Pero, ¿cuáles son las consecuencias psicológicas y emocionales de esta epidemia y qué hacer para intentar paliarlas?

Aquí van algunas claves para promover una buena gestión emocional y contribuir a una solución rápida, eficaz y más controlada:

  • Aceptar que no podemos controlarlo todo: buscar el 100% de seguridad genera ansiedad y frustración, ya que es un camino sin final. Aceptar que hay cosas que no dependen de nosotros y que no podemos tener toda la certeza de lo que nos sucede, no nos ha de generar pánico. Al contrario, puede permitirnos soltar cosas y transformar la falsa seguridad en la confianza de que, llegado el momento, tendremos los recursos necesarios para afrontarlo.
  • Gestiona tus emociones: es normal que estas situaciones inesperadas nos asusten y nos generen temor, angustia o alarma. No lo tenemos que amputar, ni juzgar. Pero tampoco lo tenemos que alimentar ni sobredimensionar. Basta con darse cuenta que tengo una emoción y darle un espacio.
  • No fabular sobre posibles catástrofes: La Ley de Pareto dice que el 80% de aquello negativo que pensamos que pasará no sucede nunca, y el 20% es menos grave del que habíamos imaginado. Procura no fabular y centrarnos en aquello que realmente está pasando. Cuando te des cuenta que estás empezando a imaginar un futuro horroroso pregúntate qué hay de objetivo en tu relato, piensa serenamente en que me afecta, qué es urgente de resolver y buscar soluciones realistas.
  • No hacer planes a largo plazo: en la misma línea, y atendiendo a que la situación es muy cambiante y no sabemos cuando durará ni hacia donde nos llevará, hay que hacerse preguntas a corto plazo: ¿qué puedo hacer hoy para que el día sea más alegre, más productivo o simplemente más organizado? ¿Cómo puedo ayudar hoy a mis hijos o cómo resolveré esta cuestión laboral urgente estos próximos días? Intenta evitar pensar preguntas que, a día de hoy, no tienen respuesta.
  • Informarnos, sí, pero no en exceso: intenta no alimentar tu miedo con informaciones constantes y últimas noticias. Seguir los nuevos casos de contagio casi a tiempo real no sólo no te aporta nada positivo, sino que debilita tu bienestar y tranquilidad para afrontar la situación. Puedes informarte de las medidas que debes tomar o de la situación en general, pero evita estar todo el día conectado/a a los medios y contrastar la fuente de información.
  • Promover conversaciones sobre otros temas: en el supermercado, en los grupos de whatsapp , en casa… el coronavirus se ha convertido en un tema único. Esto hace que nuestro foco de atención se centre únicamente en esto e inevitablemente sentimos ansiedad y miedo. Además, nos contagiamos de las emociones negativas de los otros. Promueve hablar sobre otros temas, cambia de conversación si hace mucho rato que el tema persiste, busca entretenimientos (libros, películas, música) que te permitan evadirte de este relato.
  • Aprovechar la situación para promover nuevos hábitos, innovar y tomar conciencia: toda crisis obra nuevas oportunidades, si uno está preparado. Esta situación comienza una nueva etapa (esperamos que breve) que pide de todos nosotros un sobreesfuerzo de organización, adaptación y gestión emocional. Aprovecha el cambio obligado para revisar ciertos hábitos de consumo, relacionales, laborales o personales. Quizás puedas disfrutar de cosas nuevas o tengas que desarrollar nuevos recursos personales para soportar la situación o te veas obligado a plantearte una nueva línea de negocio para hacer frente a las dificultades del momento. Para cada uno las consecuencias serán diferentes. En cualquier caso, y a pesar de a menudo no es fácil ver el lado positivo, es una opción personal que tal vez valga la pena.

En definitiva, nuestra responsabilidad como ciudadanos de este mundo complejo y cambiando es parar un instante, respirar y pensar: ¿qué puedo hacer hoy para contribuir positivamente a aquello que me está (y nos está) sucediendo?

TOMA MEDIDAS PARA NO CONTAGIAR EL COVID19, NI TAMPOCO TU EMOCIÓN.

Tags :  ansiedad  ·   coronavirus  ·   depresión  ·   gestión emocional  ·   psicología

TE PUEDE INTERESAR

SAL A LA CALLE Y PROTÉGETE EMOCIONALMENTE
SAL A LA CALLE Y PROTÉGETE EMOCIONALMENTE
En este momento de pandemia, somos más conscientes que nunca que nuestra vida depende, en gran parte, de cómo se comporte el grueso de la población. Por lo tanto, es urgente hacer una buena gestión emocional individual de lo que depende de una amplia mayoría y que no podemos controlar.
ESCALAR LA DESESCALADA. Una nueva etapa de adaptación emocional y psicológica.
ESCALAR LA DESESCALADA. Una nueva etapa de adaptación emocional y psicológica.
Quizá hace semanas que sueñas con el momento de volver a trabajar, ver a los amigos y salir a la calle sólo “porqué sí”, sin comprar, sin tirar la basura, sin sacar al perro. Quizá ahora te sorprenda encontrarte más estresado/a, desanimado/a o con ansiedad. Este es un sentimiento generalizado y está bien verbalizarlo y darle un sentido.
¿QUÉ HARÁS CUANDO ACABE EL CONFINAMIENTO?
¿QUÉ HARÁS CUANDO ACABE EL CONFINAMIENTO?
Si sientes que la pandemia te ha cogido en un momento de la vida en que tenías otros planes es una buena señal: ¡tienes planes! Pero tener planes no es suficiente, la gracia es llevarlos a cabo.
¿NOS ESTAMOS ADAPTANDO AL CONFINAMIENTO? LA OTRA CURVA DEL CORONAVIRUS
¿NOS ESTAMOS ADAPTANDO AL CONFINAMIENTO? LA OTRA CURVA DEL CORONAVIRUS
El proceso de adaptación al confinamiento no es lineal, ni estable, ni necesariamente nos hace estar cada vez mejor. Si estos días sientes desmotivación o agotamiento, puede ayudarte conocer cómo funcionan los procesos de adaptación a las situaciones de catástrofe.
ERES LO QUE TE CUENTAS
ERES LO QUE TE CUENTAS
Si quieres cambiar tu relación con el mundo, quizá puedas observar primero como te hablas a ti, puesto que toda comunicación empieza con uno mismo/a. Bienvenido a tu mente: ¿qué ambiente quieres encontrar aquí?