Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

ESTRESARSE YA NO ESTÁ DE MODA

Si eres de los que haces mil cosas, y siempre sientes que “vas de culo”, este es tu post. Si quieres dejar de estresarte y vivir bien, concéntrate unos minutos en conocer algunas de claves para llevar la agenda sin tanto esfuerzo.

En primer lugar, revisa cuantas tareas tienes pendientes que en realidad ya podrías haber hecho: esa llamada que tanto cuesta, esa tarea doméstica que se te resiste, ese proyecto que nunca empiezas… Si no lo haces, pregúntate por qué (quizá no es tan importante o algo te lo está impidiendo). A partir de aquí, tienes dos opciones: o lo haces o lo quitas de la lista. Pero deja de arrastrarlo, porque ocupa un enorme lugar que no le pertenece.

Una vez tachadas las tareas caducadas, planifica las actuales. Pregúntate: de las tareas que me estoy imponiendo, ¿cuáles creo que realmente debo o quiero hacer? Arrincona las que empiezan por “debería” pero no son realmente importantes (debería ir al gimnasio, debería visitar más a mi abuela, debería…). Cambia el “debería” por el “voy a”. Calcula cuantos “voy a” te caben esta semana. El resto, fuera.

Organiza los días con tranquilidad y sinceridad. No pospongas los “no”. Si no puedes hacer algo, dilo. No te lo apuntes en la agenda si intuyes que no lo vas a hacer o no vas a poder ir. Apuntarlo en la agenda (la del móvil, en papel o mental, da igual) parece una acción inocente, pero no lo es. Los pendientes pueden acabar pesando demasiado.

Y por último, hay una clave fundamental: si “vas de culo”, deja de decirlo. Cuanto más lo digas, más instalas este mensaje en tu inconsciente y al final tu cerebro se lo cree y hace lo que sea para mantenerte en este estado. El cerebro genera endorfinas y cortisol que te hacen estar en alerta constantemente, aunque no sea necesario, y acaban generando un estrés en ti y a tu alrededor.

Si tienes muchas cosas que hacer, y sientes que te falta tiempo, cállate, respira y hazlo. Decirlo solo te generará más angustia, más estrés y te quitará la energía que necesitas para lograrlo. Además, los demás lo van a agradecer. Dejar de estresarte y vivir bien es una opción personal. Pruébalo.

Tags :  ansiedad  ·   bienestar  ·   estrés  ·   organizarse  ·   tiempo

TE PUEDE INTERESAR

SAL A LA CALLE Y PROTÉGETE EMOCIONALMENTE
SAL A LA CALLE Y PROTÉGETE EMOCIONALMENTE
En este momento de pandemia, somos más conscientes que nunca que nuestra vida depende, en gran parte, de cómo se comporte el grueso de la población. Por lo tanto, es urgente hacer una buena gestión emocional individual de lo que depende de una amplia mayoría y que no podemos controlar.
ESCALAR LA DESESCALADA. Una nueva etapa de adaptación emocional y psicológica.
ESCALAR LA DESESCALADA. Una nueva etapa de adaptación emocional y psicológica.
Quizá hace semanas que sueñas con el momento de volver a trabajar, ver a los amigos y salir a la calle sólo “porqué sí”, sin comprar, sin tirar la basura, sin sacar al perro. Quizá ahora te sorprenda encontrarte más estresado/a, desanimado/a o con ansiedad. Este es un sentimiento generalizado y está bien verbalizarlo y darle un sentido.
¿QUÉ HARÁS CUANDO ACABE EL CONFINAMIENTO?
¿QUÉ HARÁS CUANDO ACABE EL CONFINAMIENTO?
Si sientes que la pandemia te ha cogido en un momento de la vida en que tenías otros planes es una buena señal: ¡tienes planes! Pero tener planes no es suficiente, la gracia es llevarlos a cabo.
¿NOS ESTAMOS ADAPTANDO AL CONFINAMIENTO? LA OTRA CURVA DEL CORONAVIRUS
¿NOS ESTAMOS ADAPTANDO AL CONFINAMIENTO? LA OTRA CURVA DEL CORONAVIRUS
El proceso de adaptación al confinamiento no es lineal, ni estable, ni necesariamente nos hace estar cada vez mejor. Si estos días sientes desmotivación o agotamiento, puede ayudarte conocer cómo funcionan los procesos de adaptación a las situaciones de catástrofe.
ERES LO QUE TE CUENTAS
ERES LO QUE TE CUENTAS
Si quieres cambiar tu relación con el mundo, quizá puedas observar primero como te hablas a ti, puesto que toda comunicación empieza con uno mismo/a. Bienvenido a tu mente: ¿qué ambiente quieres encontrar aquí?