Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

¿QUÉ HARÁS CUANDO ACABE EL CONFINAMIENTO?

En épocas de gran actividad o de ocupación mental, cuando preparas exámenes, tienes un hijo pequeño o estás inmerso en un proyecto exigente, se produce un fenómeno común: la cabeza se te llena de ideas de “todo aquello que estaría haciendo si no fuera que no puedo”. Para mí es un clásico y en la fantasía puedo imaginarme haciendo aquello que, en realidad, no he hecho nunca y que ahora se me presenta como imprescindible. Y el deseo es tan potente, que la sensación de verme limitada por la carencia de tiempo me invade de frustración.

Es posible que, en tiempo de coronavirus, este sentimiento crezca desmesuradamente y nos genere malestar. Muchos clientes comentan estos días que el confinamiento ha llegado “justamente ahora que…” (iniciaba un proyecto, quería hacer deporte, ahorraba para viajar, etc.). Si sientes que la pandemia te ha cogido en un momento de la vida en que tenías otros planes es una buena señal: ¡tienes planes! Pero tener planes no es suficiente, la gracia es llevarlos a cabo.

La vida (fuera de casa) volverá, y con ella la posibilidad de hacer actividades.  Pero entonces, cuando vuelva esta “vida deseada”, ¿nos acordaremos de seguir proyectando nuestros deseos? ¿O volveremos a la rutina esperando volver a estar limitados para tener ilusiones?

Para mantener vivo este impulso creador, aumentar la posibilidad de materializarlo y reducir la frustración de la espera, te propongo el siguiente ejercicio:

Coge un papel y un bolígrafo, y haz una lista de todas las cosas que querrías hacer o cambiar en tu vida pero que debido de al confinamiento no puedes llevar a cabo. Escríbelas todas, cuantas más mejor, evitando el juicio (“no puedo”, “no es importante”, “no me lo merezco”, etc.). Este pequeño acto puede ayudarte a gestionar la frustración a sabiendas de que, cuando esto pase, podrás recuperar aquello que deseabas. El cerebro no distingue realidad de fantasía, y el solo hecho de imaginar un baño a la playa o una reunión con personas que amas genera endorfinas y serotonina, las hormonas de la felicidad y el bienestar.

Relee la lista e imagina que ya estás realizando estas actividades. Dedícate unos segundos para tomar conciencia de cómo te sientes con cada una de ellas.

Coge unos rotuladores o lápices de colores, y marca:

  • Con un color las actividades que, al imaginarlas, te invaden emociones agradables como la ilusión, alegría, motivación, deseo, placer, etc.

 

  • Con un color diferente, las propuestas que sólo dependen de tí, y que puedes hacer sin recursos externos (económicos, humanos, de contexto, etc.), sólo con los recursos internos de los que ya dispones. Puedes repetir actividades y , de hecho, es probable que algunas actividades tengan varios colores.

 

  • Subraya las actividades o acciones que, si las hicieras, cambiaría el tono emocional de tu vida. No hace falta que sean grandes cosas, a veces introducir pequeños cambios o novedades puede ser revolucionario.

 

  • Marca de otro color aquellas cosas que, de hacerlas, beneficiaría también a las personas que quieres (directo o indirectamente a través de tu mejora). Y de estas, date cuenta de las que contribuyen a hacer un mundo mejor.

 

  • Por último, subraya las acciones que, en este momento de confinamiento, ya has empezado a hacer y que, por lo tanto, el camino ya está comenzado y tu voluntad es “solamente” mantenerlas.

Revisa la lista y ordénalas teniendo en cuenta los colores: las propuestas que tienen alguna marca seguramente serán prioritarias, más asequibles o motivadoras.

Una vez ordenada la lista, revisa si quieres hacer algún cambio (quizás hay actividades que no has marcado y ahora te parecen importantes, o al revés).

Por último, coge las cinco primeras acciones y escríbelas en otra hoja. Puedes tenerlas presentes estos días que quedan de confinamiento para ir pensando cómo y cuando las quieres llevar a cabo. Modifícalas, amplíalas o redúcelas cuando quieras, pero no las olvides. Pronto, cuando cerramos ventanas y abramos las puertas, esta lista será tu hoja de ruta.

Si para algo queremos que nos sirva esta experiencia devastadora es para poder transformar nuestras vidas con las circunstancias que tengamos. No sabemos hacia donde irá el mundo después del coronavirus (o hacia donde está yendo ya) pero si podemos fomentar que nuestra rutina sea lo más parecido posible a aquello que soñamos cuando nos falta tiempo, que por desgracia es muy a menudo.

 

Tags :  actividad  ·   bienestar  ·   coaching  ·   coronavirus  ·   organizarse

TE PUEDE INTERESAR

CUANDO LA VIDA SE TE PONE DEL REVÉS
CUANDO LA VIDA SE TE PONE DEL REVÉS
...tienes la oportunidad de ver las cosas de otra manera. Así que si todo se pone del revés busca un punto de apoyo y encontrarás un nuevo equilibrio.
SI YO FUERA PEPPA PIG
SI YO FUERA PEPPA PIG
¿Qué pasaría si pudieras ver tu conflicto o dificultad en la piel de otro personaje?¡Entrénate en sentir cosas nuevas y abre nuevos espacios de actuación!
«DOLPHING»: EL ARTE DE ACOMPAÑAR PERSONAS
"DOLPHING": EL ARTE DE ACOMPAÑAR PERSONAS
Los delfines son una bella representación del ejercicio del coach: acompañan a las personas des del respeto, la curiosidad, la libertad y el sentido del humor. Y tu, ¿cómo acompañas a los tuyos?
ESCALAR LA DESESCALADA. Una nueva etapa de adaptación emocional y psicológica.
ESCALAR LA DESESCALADA. Una nueva etapa de adaptación emocional y psicológica.
Quizá hace semanas que sueñas con el momento de volver a trabajar, ver a los amigos y salir a la calle sólo “porqué sí”, sin comprar, sin tirar la basura, sin sacar al perro. Quizá ahora te sorprenda encontrarte más estresado/a, desanimado/a o con ansiedad. Este es un sentimiento generalizado y está bien verbalizarlo y darle un sentido.
¿NOS ESTAMOS ADAPTANDO AL CONFINAMIENTO? LA OTRA CURVA DEL CORONAVIRUS
¿NOS ESTAMOS ADAPTANDO AL CONFINAMIENTO? LA OTRA CURVA DEL CORONAVIRUS
El proceso de adaptación al confinamiento no es lineal, ni estable, ni necesariamente nos hace estar cada vez mejor. Si estos días sientes desmotivación o agotamiento, puede ayudarte conocer cómo funcionan los procesos de adaptación a las situaciones de catástrofe.