Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

SAL A LA CALLE Y PROTÉGETE EMOCIONALMENTE

En este momento de pandemia, somos más conscientes que nunca que nuestra vida depende, en gran parte, de cómo se comporte el grueso de la población. Nos repiten, día detrás día, que “de nosotros depende” que la situación de alarma sanitaria remita o aumente.

Por eso, se entiende el miedo, la rabia y la impotencia que uno o una puede sentir al salir a la calle y ver las terrazas llenas de personas reunidas, sin mascarilla, sin distancia, sin conciencia aparente. También impresionan algunas avenidas masificadas, las fiestas caseras, los jóvenes con la mascarilla siempre en la mano. Y pronto veremos como las playas, los hoteles, los aeropuertos y el transporte público se llenan de personas igualmente desprotegidas. Bienvenidos a la desescalada.

Pero estar enfadado por como los otros gestionan la situación genera malestar personal, estrés, pensamiento automático y recorta la posibilidad de buscar estrategias creativas para afrontar los acontecimientos.

“Deja al otro en paz”, repetía siempre un gran formador con el que tuve el placer de coincidir. Poner el foco de atención en aquello que hacen los demás no permite encajar bien ni la responsabilidad ni el cambio personal.

Por eso, tomar conciencia de cómo nos sentimos nos permitirá transformarlo en algo más positivo y nutritivo para nosotros mismos. Aquí van algunas claves:

  • El mundo es de todos. Sí, sí de todos. También de los que piensan y actúan diferente. Algunas voces disidentes creen que se está esparciendo el miedo, que nos tenemos que contagiar, etc. Podemos estar de acuerdo o no, pero su criterio es tan válido como el nuestro.
  • No tenemos ningún derecho ni ninguna capacidad de corregir al otro. No se nos ha encomendado esta labor y no nos podemos responsabilizar. Por lo tanto, este chorro de energía que dedicamos a criticarlo, juzgarlo o maldecirlo es una energía negativa que no produce nada de nuevo. Si después de darnos cuenta mantenemos esta actitud es una opción personal que libremente elegimos.
  • Toda regla tiene sus excepciones. Hay gente que no respeta la distancia, pero hay muchos que si que lo hacen. Y este cambio de conducta de la mayoría puede tener un reflejo en el resultado. Quiero pensar que, en el diseño de la desescalada, se ha tenido en cuenta que un porcentaje de la población, y en algunas ocasiones, no se respetarán las normas. No hace falta que los sigamos señalando, están contemplados dentro de la estadística.
  • A los otros los pasan otras cosas. Quizás has sentido que, cuando has salido a la calle y has visto gente feliz, y socializando, te has indignado o has sentido rechazo. Llevamos semanas de confinamiento y esta imagen puede sorprendernos. Pero charlar y reír no es contagioso (o sí, pero de otra cosa). Por lo tanto, piensa qué es el que realmente te ofende, y si está más en tu estado de ánimo actual que en su conducta.
  • No somos científicos, ni virólogos, ni políticos. Podemos informarnos (sobre todo por medios independientes, que no tengan intereses políticos ni económicos) de posibles medidas y soluciones y crearnos un criterio propio, pero pasarnos el día especulando sobre el que se tendría que hacer también puede generarnos malestar y angustia.

Por todo esto, aceptar cierta ignorancia e impotencia es un primer paso para sentirnos menos responsables y menos enfadados.

Esto no quiere decir necesariamente resignarnos. Podemos dar ejemplo con nuestros vecinos con una actitud respetuosa, podemos poner-nos la mascarilla y mantener la distancia creando una tendencia y una forma de estar, podemos sensibilizar a la gente, podemos generar mensajes creativos y positivos a favor de algunas medidas, podemos educar a los alumnos o a los hijos, podemos, podemos, podemos…

Ahora bien, irritarnos y mortificarnos cada vez que vemos a una persona desprotegida es un precio a pagar muy elevado por un hecho en el que, por mucho que nos enrabiamos, no podemos incidir.

Y es que, aunque ahora sentimos que parte de nuestra vida está en manos de los otros, en realidad esta condición ha existido siempre: mis conciudadanos me ponen en peligro cuando conducen bebidos, cuando votan partidos no respetuosos con las minorías, cuando evaden impuestos, cuando tiran residuos al mar. Incluso cuando están atentando contra su salud y su sistema inmunológico en base a hábitos poco saludables. Todo esto también nos pasa factura, tal vez de manera más invisible.

Por lo tanto, es urgente hacer una buena gestión emocional individual de aquello que depende de una amplia mayoría y que no podemos controlar, no sea que muramos antes de rabia o de impotencia, que por un nuevo virus mundial.

Tags :  ansiedad  ·   contagio  ·   malestar emocional  ·   protección  ·   rabia

TE PUEDE INTERESAR

CUANDO LA VIDA SE TE PONE DEL REVÉS
CUANDO LA VIDA SE TE PONE DEL REVÉS
...tienes la oportunidad de ver las cosas de otra manera. Así que si todo se pone del revés busca un punto de apoyo y encontrarás un nuevo equilibrio.
ESCALAR LA DESESCALADA. Una nueva etapa de adaptación emocional y psicológica.
ESCALAR LA DESESCALADA. Una nueva etapa de adaptación emocional y psicológica.
Quizá hace semanas que sueñas con el momento de volver a trabajar, ver a los amigos y salir a la calle sólo “porqué sí”, sin comprar, sin tirar la basura, sin sacar al perro. Quizá ahora te sorprenda encontrarte más estresado/a, desanimado/a o con ansiedad. Este es un sentimiento generalizado y está bien verbalizarlo y darle un sentido.
¿NOS ESTAMOS ADAPTANDO AL CONFINAMIENTO? LA OTRA CURVA DEL CORONAVIRUS
¿NOS ESTAMOS ADAPTANDO AL CONFINAMIENTO? LA OTRA CURVA DEL CORONAVIRUS
El proceso de adaptación al confinamiento no es lineal, ni estable, ni necesariamente nos hace estar cada vez mejor. Si estos días sientes desmotivación o agotamiento, puede ayudarte conocer cómo funcionan los procesos de adaptación a las situaciones de catástrofe.
ERES LO QUE TE CUENTAS
ERES LO QUE TE CUENTAS
Si quieres cambiar tu relación con el mundo, quizá puedas observar primero como te hablas a ti, puesto que toda comunicación empieza con uno mismo/a. Bienvenido a tu mente: ¿qué ambiente quieres encontrar aquí?
TOMA DECISIONES Y NO MIRES ATRÁS
TOMA DECISIONES Y NO MIRES ATRÁS
Uno de los malestares que observo en clientes es la tendencia a la rumiación delante de la toma de decisiones. Y este tipo de ejercicio mental consume el 80% de la energía de nuestro cerebro.