Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

TOMA DECISIONES Y NO MIRES ATRÁS

Uno de los malestares que observo en clientes es la tendencia a la rumiación delante de la toma de decisiones. Y no hablo de grandes decisiones como tener un hijo, cambiar de ciudad o abandonar un trabajo. Me refiero a ese pensamiento continuado acerca de qué prepararé para comer, a qué hora me he de levantar para coger un vuelo o si debo o no ir al cine por la tarde. Este tipo de decisiones que tomamos constantemente y que suponen un desgaste importante si uno no tiene buenas estrategias para afrontarlo.

En la toma de decisiones destacaría dos procesos: tomar la decisión, y la revisión de las decisiones tomadas. Este segundo ejercicio mental, lejos de llevarnos a un lugar seguro y perfecto, nos genera más estrés, cansancio y malestar.

El cerebro en reposo consume el 80% de la energía que tenemos. Si le avasallamos de mensajes y rumiaciones de este tipo la necesidad de aporte energético aumenta. Así que, sé higiénico mentalmente y deja en paz a tu cerebro!

Como ya hay mucha literatura sobre cómo tomar decisiones, me voy a centrar en la segunda fase: Dejar de revisar las decisiones tomadas.

En realidad, no hay más truco que darse cuenta de que tienes tendencia. Ello, y autoimponerte un poco. Para ello puedes probar diferentes ejercicios:

  • Está claro que tu cerebro necesita rumiar (al menos hasta que aprenda otra cosa) y tu no le quieres fallar. Dedica un rato (20-30 minutos) por la mañana a esos pensamientos vagos, dale vueltas al coco. Ponte una alarma y respeta este tiempo. Puedes ponerle un nombre: “tiempo de rumiación” o “espacio de pensamiento” o lo que tu quieras.
  • Cuando el tiempo de rumiar ha acabado, coge una libreta, un papel o un post-it y apunta el resultado de tus decisiones cotidianas. Una vez escritas, solamente has de ejecutarlas sin revisar.
  • El resto del día prohíbete volver allí. Si te cuesta, puedes ponerte otro espacio de rumiación por la tarde, a una hora concreta.
  • Cuando te vengan pensamientos de este tipo puedes decirte: ahora no, lo pensaré en mi “tiempo de rumiación”. Tu cerebro estará tranquilo, porque sabe que tiene un espacio para ello.

Puedes acompañar este ejercicio con un poco de Mindfulness y de deporte o actividades que requieran concentración, ya que esto te permitirá poner foco en el aquí y ahora.

Además, deberás decidir a qué quieres dedicar tu energía mental sobrante, porque cuando dejes de rumiar aparecerá un espacio mental para cosas nuevas… ¿te atreves?

 

Tags :  ansiedad  ·   decisiones  ·   pensamiento

TE PUEDE INTERESAR

SAL A LA CALLE Y PROTÉGETE EMOCIONALMENTE
SAL A LA CALLE Y PROTÉGETE EMOCIONALMENTE
En este momento de pandemia, somos más conscientes que nunca que nuestra vida depende, en gran parte, de cómo se comporte el grueso de la población. Por lo tanto, es urgente hacer una buena gestión emocional individual de lo que depende de una amplia mayoría y que no podemos controlar.
¿NOS ESTAMOS ADAPTANDO AL CONFINAMIENTO? LA OTRA CURVA DEL CORONAVIRUS
¿NOS ESTAMOS ADAPTANDO AL CONFINAMIENTO? LA OTRA CURVA DEL CORONAVIRUS
El proceso de adaptación al confinamiento no es lineal, ni estable, ni necesariamente nos hace estar cada vez mejor. Si estos días sientes desmotivación o agotamiento, puede ayudarte conocer cómo funcionan los procesos de adaptación a las situaciones de catástrofe.
ERES LO QUE TE CUENTAS
ERES LO QUE TE CUENTAS
Si quieres cambiar tu relación con el mundo, quizá puedas observar primero como te hablas a ti, puesto que toda comunicación empieza con uno mismo/a. Bienvenido a tu mente: ¿qué ambiente quieres encontrar aquí?
CORONAVIRUS: 7 CLAVES PARA HACER UNA BUENA GESTIÓN EMOCIONAL Y PSICOLÓGICA
CORONAVIRUS: 7 CLAVES PARA HACER UNA BUENA GESTIÓN EMOCIONAL Y PSICOLÓGICA
¿Cuáles son las consecuencias psicológicas y emocionales de esta epidemia y qué hacer para intentar paliarlas? 7 claves para promover una buena gestión emocional y contribuir a una solución rápida, eficaz y más controlada.
ESTRESARSE YA NO ESTÁ DE MODA
ESTRESARSE YA NO ESTÁ DE MODA
Si eres de los que haces mil cosas, y siempre sientes que “vas de culo”, este es tu post. Si quieres dejar de estresarte y vivir bien, concéntrate unos minutos en conocer algunas de claves para llevar la agenda sin tanto esfuerzo.